miércoles, 4 de mayo de 2011

El fin de semana de Bernardo Schlink


ANAGRAMA
El regreso de Bernhard Schlink a la novela, después del resonante éxito internacional de El lector

Bernhard Schlink ha encontrado la herida abierta en el presente alemán, Süddeutsche Zeitung





El fin de semana explora, como El lector, la memoria colectiva alemana, pero esta vez se remonta al terrorismo de los setenta. El debate ideológico y lo político encarna unos personajes llenos de humanidad que lo enriquecen y tornan más real y complejo.  
Un grupo de antiguos amigos se reúne para pasar un fin de semana en el campo y rememorar los viejos tiempos. Pero no se trata de una reunión cualquiera: uno de ellos, Jörg, exmiembro de la Fracción del Ejército Rojo, acaba de salir en libertad. Tras más de veinte años encierro en prisión por sus acciones terroristas, con cuatro asesinatos a las espaldas, ha recibido el indulto del presidente alemán.

Christiane, su devota hermana, ha reunido a sus amigos para darle la bienvenida a su nueva vida en el mundo libre: Ilse, profesora de instituto que intenta ser escritora; Ulrich, exitoso dueño de unos laboratorios dentales, con su mujer y su promiscua hija adolescente; Henner, amigo de la infancia y periodista; Andreas, su abogado; Karin, pastora protestante, con su marido, y Marko, un joven y entusiasta radical que ha conocido a Jörg en los últimos años y pretende recuperarlo para la causa.

A lo largo de tres días, todos estos personajes sacados de una pieza de Kammerspiel, hablarán, discutirán y se verán confrontados con el olvido y el recuerdo, el odio, el rencor, la amistad, la hipocresía y el perdón. En una sucesión de situaciones magistralmente entrelazadas, veremos resurgir heridas mal cicatrizadas y reflexiones sobre el pasado, la violencia y la lucha política. «Si me dices que nuestra guerra fue un error, no voy a contradecirte», admite Jörg interpelado por sus antiguos compañeros de ideología.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada