lunes, 8 de octubre de 2012

REGRESO A LA MONTAÑA




Una guía de supervivencia espiritual
Daniel Fernández Struch

A 40 años del accidente en la Cordillera de los Andes

Daniel Fernández Strauch tenía 26 años cuando subió al avión Fairchild Hiller de la Fuerza Aérea Uruguaya para responder a la invitación de su primo Eduardo Strauch y acompañar al equipo de rugby delOld Christians Club. Ese avión se estrelló en la cordillera de Los Andes y dio lugar a la más dramática y extraordinaria historia de supervivencia de la que se tenga noticia.
Cuarenta años más tarde, Daniel Fernández Strauch recuerda la historia no para volver a contar lo que ya fue contado, sino para revisar la condición humana cuando conoce sus límites. La montañaes un refugio para testear los propios recursos, la profunda conciencia del prójimo, la escala de valores, la fortaleza espiritual, las miserias ocultas, el pesimismo, el optimismo, la capacidad de lucha, la fe en los otros.
La vida aquí abajo – el desierto espiritual, como lo llama el autor – nos presenta demasiadas distracciones y desvíos. Nos permite riquezas pasajeras, nos convierte en predadores, nos degrada. La montaña, aquella donde se ponen en juego nada menos que la vida y la muerte, es metáfora de una sociedad sin máscaras, que habla para decir, que elige vivir en comunidad, que acepta el dolor, valora el esfuerzo y sabe celebrar el presente.
Un texto conmovedor, reflexivo, imprescindible.



Daniel Fernández Strauch nació en Montevideo en 1946. Está casado con Amalia Ruiz, su novia desde inicios de la década del 70, con quien tiene tres hijos y dos nietas. Es Ingeniero Agrónomo. Fue docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República de Uruguay y de la Escuela Agrícola Jackson. Administró establecimientos agropecuarios propios y de terceros. Creó y gestionó empresas en el rubro informático, transporte y gastronómico. Cofundador del Old Christians Club y presidente de la Fundación Viven , en cuyo nombre se dedica a brindar conferencias en diferentes naciones del mundo para financiar programas orientados a mejorar la vida de personas en situaciones de riesgo.
En 1972 logró sobrevivir, junto a otros quince pasajeros del vuelo 571 de la Fuerza Uruguaya , a un trágico accidente que los obligó a permanecer 72 días en la cordillera de Los Andes. Luego de reflexionar en silencio sobre la tragedia vivida por el término de treinta años, decidió, a partir de 2002, compartir su experiencia con el propósito de ayudar a todos los hombres y mujeres que deban enfrentar una situación adversa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada